Por Nancy Gissell Villarreal Islas

Muchos aún son estudiantes universitarios que durante cuatro años y medio, o más, viven bajo circunstancias extremas de comer y dormir poco, trabajar y estudiar mucho, lejos de la familia, o quizá cerca, pero con pocas posibilidades de sentirse parte de, debido a tantas horas fuera de casa.

Muchos otros somos aquello a lo que comúnmente se le denomina Godínez: aquel individuo indefenso que pasa sentado ocho horas diarias (si no es que más) frente a un monitor, redactando correos electrónicos, contestando llamadas, resolviendo  dudas y problemas, asistiendo al jefazo hasta ya no pensar en él mismo, etc.

En cualquiera de los dos casos, es muy común terminar el día con dolor de cabeza y hartazgo, incluso sin ganas de hacer algo más que llegar a casa y extirparse del mundo exterior.

Se han hecho numerosos estudios acerca de los beneficios que tiene la música sobre el cerebro humano. Le musique, con sus sonidos ordenados y repetitivos, actúa sobre nosotros como un activador de los centros de placer en nuestro cuerpo, resultando así un arma muy útil contra los efectos “negativos” (por llamarlos de alguna manera) que tiene sobre nosotros la ajetreada vida de nuestros días.

¡Ojo! No condeno al trabajo o al estudio. ¡Para nada! Nuestra a vida profesional o carrera, representa una pieza clave en nuestra vida ya que nos ayuda con el logro de metas y de nuestra independencia; sin embargo, no podemos negar que hay momentos en los que nos genera una carga considerable de estrés y cansancio, tanto físico como emocional, que a la larga puede llegar a ser dañino para nuestra salud.

En fin, todos necesitamos en algún momento cerrar los ojos y escuchar estas diez canciones, para recordar que todo está bien, y que somos afortunados al tener la solución a nuestra circunstancia en nuestras manos:

  1. Sweet Disposition – The Temper Trap

Empecemos despacito y suavecito. Ponle atención a la letra: “While our blood’s still young,.. It’s so young… It runs…”

  1. Wild Motion – Miami Horror

¿A poco no te dieron ganas de bailar?

  1. Twist and Shout – The Beatles

Y pues éste es un clásico…

  1. The Hellcat Spangled Shalalala – Artic Monkeys

Recuerda que siempre habrá un él o ella que te hará querer cantar: Shalalala

  1. Pompeii – Bastille

Mantener la Actitud mientras los muros caen a nuestro alrededor.

  1. Reckoner – Radiohead

Pues nada más escuchen. La podemos acomodar donde sea.

  1. Hope of Deliverance – Paul McCartney

Otra para bailar y dejar que el sonido de las cuerdas te deje olvidar tus problemas. Ubica la palabra: Hope.

  1. I Want to Break Free – Queen

¡Otro clásico! Nada perdemos con soñar que podemos liberarnos.

  1. Don’t Forget Who You Are – Miles Kane

Es un buen consejo: No olvides quién eres.

  1. You Only Live One – The Strokes

¡Pues porque YOLO!

¡Espero haberte ayudado con este remedio que a mí me ayuda tanto!