Es inimaginable despertar, mirar tu rostro en el espejo y tener frente a ti un decrepito hombre, pasado de peso y aburrido de la rutina. Cuando tienes 20 años (o menos) no te planteas así la vida, en realidad nunca te preguntas qué será de aquí a veinte años. Podría ser media vida.

La Habitación Roja (LHR) surge en 1995 en manos de Jorge Martí, Jose Marco, Pau Roca y Juanjo Espinoza. Para el año 2000 Juanjo deja la banda y es sustituido por Mark Greenwood, además incorporan a Eduardo Martínez para la gira de “Largometraje” (segundo disco de la banda), este último deja la banda para el año 2002. La banda se mantiene hasta llegar al 2010, cuando Jordi Sapena entra a la banda durante la producción de “Universal”. Formación que se mantiene hasta la actualidad. Así pasaron 20 años, si LHR se mirase al espejo sería como mirar el retrato de Dorian Gray con el narcisismo justificado.

Dejad las artes plásticas a un lado, España es la cuna de una de las vertientes del Indie Rock más grande del mundo y LHR es uno de sus máximos exponentes. Merecido lugar tienen ahora, su originalidad y genio lo han valido. Tanto así que cada disco, EP y algunos sencillos han tenido mínimo una canción nueva (inclusive los recopilatorios). También son de las pocas bandas que han cambiado su estilo musical, lirico y filosófico sin perder nada, al contrario, ganando cada vez más como personas y conjunto. Son contadas las agrupaciones que pueden presumir de eso.

Para rememorar dichos veinte años se ha puesto a la venta un CD recopilatorio titulado “Veinte años de canciones 1995/2015” que contiene Taxi a Venus, canción que sólo sale en dicho CD. Por otro lado, a largo de la historia de esta banda sus integrantes han puesto sus talentos en otros proyectos. Recientes: Pau Roca como DJ y Lost Tapes, Mark Greenwood y Marnoda. Propuestas que fortalecen aún más a LHR y enriquecen aquella diversidad musical de España. Así que no cabe duda, es un grupo icono que no puede faltar en tu biblioteca musical.

la_habitacion_roja_veinte_anos_de_canciones_1995_2015-portada