Crear una banda musical es toda una aventura, el mundo del espectáculo tiende a ser cruel si no tienes talento, a veces sólo es por no tener contacto$. Qué será de toda esa música cuando sus interpretes desaparezcan sin dejar rastro, ¿acaso fue sólo una ilusión? Continúa leyendo y entérate de unas cuantas bandas, con futuro, que desaparecieron sin previo aviso, pero han dejado su marca permanente en mis oídos.

1.- Sancamaleon

En Argentina nacen y mueren montones de bandas en un año, siempre me he admirado por la cantidad de música que genera este país. Sancamaleon desde un principio fue proyectado como un suspiro, duro más que eso y luego de tachar y agregar opciones anunciaron su divorcio con 10 años de matrimonio y tres hijos por detrás. Su música limpia la mente, su música es conciencia y lo hace bien. Ahora cada uno de sus miembros toca los ritmos que pensaron para sus vidas, pero mientras fue Sancamaleon lo fueron y no estuvo nada mal.

Aún se pueden bajar sus discos desde su web: http://www.sancamaleon.com.ar/

 

2.- Café al Mediodía

Fue una banda de Puerto Rico, la tierra de la corriente ya mencionada antes. Estos musicos en alguna platica me mencionaron que se motivaron a crear su banda por vivir en un lugar donde sólo había música de aquel tipo, o al menos predominaba por ser la sensación. Así ellos rompían con lo esperado de su país y ¡qué manera! Su rock no era una cosa escrita y compuesta al tanteo, sin olvidar sus raíces latinas, tenían todo para crecer y tocar en grande, originales, con todo el espíritu, amables con su público y talentosos.

Entre lo dicho y lo hecho a alguien no le pareció y un día, sin más, su página web, Facebook y todo lo relacionado con ellos desapareció sin dejar rastro. Lo único que quedó es su perfil en iTunes con un EP y su primer disco a la venta. Así acabó y su Amor Suicida pasó de ser una canción premonitoria a una realidad latente.

3.- Lizza Lonch

En la época cuando asistir a un Vive Latino era la ley, ni de loco podías perdértelo, y por mera casualidad terminé escuchando a Lizza Lonch en una radiodifusora de frecuencia nacional. Me caló hondo esa letra, al grado de aprendérmela y llegar a casa a descubrir una banda de pop rock muy peculiar.

No pasó mucho tiempo descubrí y compre su disco en una pequeña tienda de skate, recuerdo que fue muy gozoso. Luego en un VL compre el disco anterior al disco que ya había adquirido y muy emocionado esperaba su nueva producción y de pronto, se perdieron. Nada por aquí, nada por allá, ni disco nuevo, ni más presentaciones. Nada diré.

Afortunadamente parecen dar patadas de ahogado, alrededor de un año hacia acá que publican algunos “próximamente” dando a entender que regresarán. Pero lo he dicho, hace un año, quizá la esperanza morirá al último.

4.- Guats
Hace algún tiempo el auge de un ¿género?, inundaba las calles. Sonaba por todos lados, como marca registrada del gueto. Con severas críticas por sus connotaciones sexuales, a veces misóginas incluso sólo degeneradas le rodearon a tal grado de volverlo un fenómeno trascendental. Pero daba igual cantar con rock, reggae, banda, mariachi o reggaetón. La letra era la misma. Aun así me desagrada dicha corriente. No fue hasta cierto tiempo después que cierta canción, escuchada por casualidad, me desahogo y vacunó de por vida ante tal contingencia. El Maldito Reggaetón tañía como campana de despertador, fuerte y claro decía: «Yo tuve una mujer, a la que nunca olvidaré, ella se descerebró, escuchando reggaetón…».

Con una base fuerte de Rock n’ Roll y una caricia deliciosa de Soul, Guats tocaba melodías sabrosas, graciosas, bailables y con un gran futuro por delante. Asistí a un par de conciertos, en el último de ellos baile como loco. Por su lado ellos parecían agarrar vuelo, me prepare para acompañarlos, compusieron una canción con Los Viernes Swing Band y justo después de eso no volvieron a los escenarios. Sus redes muertas y no contestaban ningún mensaje. Desconozco por completo qué pasó y de consuelo me ha quedado un disco autografiado. Lo poco que diré al final es: «El reggaetón está de moda, sólo eterno el rock n’ roll»

Escuchalos acá: https://www.reverbnation.com/guats/songs

 

Estas fueron algunas de las bandas que aún están en mis listas de reproducción, aún tocan en mi teléfono y que espero volver a escuchar. Sus existencias fueron cortas, o no tanto, pero todo acaba y nos dejaron su música para la eternidad. Comenta ¿Qué banda agregarías tú?