Por Viko Hernández Olivares

Todas las generaciones recuerdan con gran añoranza su juventud; desde su música, hobbies o modas que acompañaron esa etapa de la vida en donde nos definimos enormemente. Las predicciones de que en el 2000 se acabaría el mundo no se cumplieron, y con ello nuevas tendencias musicales aparecieron a escena. Un par de converse se apoderaron de la escena y el “indie” rock (dicen los que saben) predomino durante la primer década del presente siglo.

No estaban descubriendo nada nuevo, las bandas londinenses de britpop ya se habían asentado durante la década de los 90 y agrupaciones como Oasis, Blur o Suede retumbaban en los Walkman de toda una generación. Nuestro entorno local venía de una camada conocida como rock en tu idioma y el siempre combatiente ska; aquel que se inmortalizara con sus múltiples toquines masivos y moda a cuadros predominaba en el entorno.

Apenas en 2001 cambio la historia, y estos son 5 discos que quizá ya recuerden con mucha añoranza, de aquellos días en donde deambulaban por la preparatoria sin preocupación alguna. Con el único objetivo de reproducirlos una y otra vez:

THE STROKES – IS THIS IT (2001)

El disco que definió la década y que provocó que los Converse se convirtieran en los tenis más vendidos. Con Julian Casablancas a la cabeza presentaron su disco debut, al cual le basto menos de una hora para convertirse en los favoritos del público. Canciones como “Someday”, “Hard to explain” o “Take it or leave it” se convirtieron en himnos de la generación, y ni que decir de “Last Nite”, quizá la canción más “covereada” por todos aquellos que crecimos en los dosmiles.

GORILLAZ – GORILLAZ (2001)

Mucho ha tenido de interesante la revolución tecnológica, y si alguien ha sabido echar mano de ella es Damon Albarn. La creación de Gorillaz fue al mismo tiempo la conceptualización del discurso audiovisual sobre un escenario. Los videos habían sido un primer acercamiento a ello, pero Albarn lo traslado a los conciertos. Inscritos en la corriente del rock alternativo-electrónico (con un sinfín de referencias a otros géneros) lograron ser parte del soundtrack del incipiente Siglo XX. Y rolas como “Rock the house” o “Client Eastwood” lo confirman:

YEAH YEAH YEAHS – FEVER TO TELL (2003)

Garage e indie rock en una de las mejores voces femeninas que hemos escuchado los últimos años. Karen O comandaba el trio estadunidense que a ratos sonaban como verdadero punk rock; aquel fuerte y ruidoso que te hace mover la cabeza. “Maps”, “Date with night” y “Pin” son rolas que identificas desde el primer acorde y te hacen recordar de qué va el rock:

THE LIBERTINES – THE LIBERTINES (2004)

Punk, rock, chamarras de cuero y drogas nos dan como resultado a The Libertines, aportación británica que con éste álbum inmortalizo su nombre en la escena musical. Antes de que Pete Doherty se quedará en un viaje profundo en medio del exceso a las drogas nos regaló una de las canciones más emblemáticas de la década pasada: “Can´t stand me now”. Un disco potente que aún se disfruta sin parar:

THE KILLERS – HOT FUSS (2004)

Rock y canciones idóneas para cantar en un estadio lleno, eso son The Killers. Agrupación  formada en Las Vegas la cual ha proporcionado diferentes hits que están en la memoria de miles de personas. Quizá “Mr. Brightside” y “Somebody told me” sean de esos himnos que recordarás por toda tu vida, y que aunque quizá sea un grupo con alta fama comercial, son de los favoritos del público:

Fue así como nos construimos, como gran parte de nuestra generación le entró y entendió el rock. El cual ha madurado y a una década de distancia los vemos como clásicos que siempre estarán en nuestro soundtrack. Faltan muchos discos, pero los mencionados quizá forman parte del top 10 de los más influyentes de la primera década del presente siglo. Y algo es cierto, que cada vez que los escuchamos recordamos que lo único que importaba era ponernos nuestro par de Converse y cantar cada una de sus letras hasta que se rayara el disco.