Por Hazael de la Cueva @hazaeldelacueva
Fotos cortesía William Camargo y Kinski Gallo.

El Vive Latino 2010 me regaló uno de los momentos más épicos que he tenido en el festival; tuve el honor de conocer el viaje sonoro llamado Monte Negro. Desde entonces he seguido los pasos de Kinski (vocalista). Pasando por la lamentable desintegración de Monte Negro, la creación de Gallo y ahora su faceta solista, Kinski Gallo.

A propósito del lanzamiento del EP “Venado” de su nuevo proyecto sonoro, he entrevistado a Kinski, quien respondió amablemente vía skype desde L.A.

Hazael: Kinski cuéntame ¿quién es Kinski Gallo?… y sobre el EP “Venado”.

Kinski Gallo soy yo y Juan Covarrubias, que es mi productor y el chaman, él le mete el fuego a toda la creación.

El EP “Venado” es el primero de Tropicalia Mysticalia, que es el disco entero pero que saldrá en cuatro etapas. El Venado, es el dios de los chamanes; después va salir Jaguar: luego Zona, que es luna en la religión indígena de Chihuahua, que son los Tarahumaras y de ahí sale Híkuri, que va ser peyote.

Venado salió mucho más pronto de lo que yo quería, nosotros terminamos el single Cumbia del Corazón en julio de 2014 y la noche en que lo terminamos se lo mandamos a una amiga de nosotros en L.A. y nos dice: “Estoy tocando tu canción acá en una fiesta” y después de eso nos hablaron para lo de la FIFA. Nos dijeron: “Oye queremos usar tu canción para la FIFA 15 del video game”. Y yo “¡Puta!”.

Hazael: ¿De donde viene esa mezcla de ritmos que escuchamos en Venado?
La propuesta de Kinski Gallo es una celebración; Uno, a lo latino y dos, a lo electrónico. Yo no quería hacer lo que ya hicieron Los Fabulosos Cadillacs, o Café Tacvba, incluso Caifanes que hicieron una fusión de ritmos con rock, ¡Yo lo quería hacer bien electrónico men! Así bien dirty.

Por ejemplo está una canción que se llama “No te creo”, yo quería que fuera Ramón Ayala en crack, como si se diera tres líneas de cocaína [risas],  estoy bromeando… ¡Como si Ramón Ayala se fuera a correr un maratón!

Estuvimos escuchando mucho huapango, norteña; todo lo que nos interesaba. Entonces agarramos a unos chavales bien cabrones que tocan la paisatrónica, yo digo paisatrónica, porque acá en E.U. no sé si tú sepas eso, pero el paisa es el que no tiene papeles. Entonces siempre me ha gustado eso de “Paisa” porque mi papá lo usaba de chaval, porque paisano es del mismo pueblo. Yo me cago de risa porque todo el mundo ahora lo está usando, cada que voy a restaurantes me dicen: ¡Qué onda paisatrónico!.

kinski gallo 1

A lo que voy con lo de norteño, es que lo que quisimos hacer original, le metimos trompetas bien sucias con los compas paisatrónicos, nosotros estábamos ¡Puta! En el cielo, luego tuvimos un percusionista bien cabrón. Tuvimos unos congueros también, que tocaron con Buena Vista Social Club.Entonces tuvimos ahí la oportunidad de hacer todo electrónico, excepto las percusiones y los vientos, que fueron orgánicos. Esa es la dicotomía de todo el disco.

Éste primer EP parece que le está yendo bien. Yo no he movido mucho porque estamos haciendo otro proyecto de DJ, he estado ocupado con la música.

Hazael: ¿Localmente cómo están recibiendo tu propuesta?
Aquí en Los Ángeles la gente todavía no aprecia lo que uno está haciendo, creo que están estancados en lo viejo, y está bien, de ahí venimos todos, pero no tengo ningún tipo de interés.

Una vez alguien que tocaba con Caifanes me dijo que hiciera un tributo a Caifanes-Jaguares y dije: Tengo cero interés. No me interesa replicar lo que ya hizo Saúl. ¡Esta bien cabrón! Lo que yo quiero es dejar mi propia huella.

Siento que aquí en California, hay una resistencia a lo nuevo, la gente se aferra. No quieren lo nuevo, quieren lo viejo, y está bien, pero a veces siento que se te menosprecia. No quiero decir que soy la grandeza, pero yo sé que lo que estoy haciendo es algo bien diferente. No hay mucha gente haciendo lo que nosotros, que es pop electrónico con eclecticismo.

Para mí lo más cabrón, lo más esencial es sacar eso que uno trae y tener la bendición seguir haciendo lo que uno quiere, es una gran bendición vivir de lo que uno ama y aprecia. Y ese es el reto…

Con una tortilla o con un caviar voy a seguir haciendo música, porque para mi es mi vida, yo soy artista y eso me prende, me enciende, me llena de todas mis curiosidades. Eso es lo que más me encanta.

Kinski Monte Negro

Hazael: Hace unos días publicaste en tu página de Facebook “Cómpralo o róbalo, solo asegúrate de escuchar la música que te hará sacudir tu espíritu”…

Exacto… La falacia de tratar de vender música es como vivir una mentira.

Realmente nunca he hecho plata con la música vendida, lo que hace plata es las tocadas en vivo. Y es ahí donde uno se va descubriendo a sí mismo y te das cuenta de que tienes que ser un cabrón, tienes que salir y ver a la gente a la cara y vender lo que traigas; tu verdad.

Hay mucha gente que tiene mucha integridad, que lo hace súper bien. Cuando tú vas a ver su concierto no dices “Puta, me gaste veinte dólares y estoy encabronado porque siento que me robaron”.

Recuerdo que hablaba con varias bandas y decía “¿Cómo es posible que todavía se pueda pensar así?” Como que el público es un esclavo y yo soy el rey aquí. Para mí es lo opuesto, es como “Gracias a Dios que todos estos huevones vienen a vernos y se la vibren”.

Realmente lo de vender música o robársela no me importa, porque al final lo que me gusta es que la gente te diga “Escucha esta canción, hoy estaba triste y me hizo sonreír” o “Estoy muy triste y esta canción me alienta”. El mensaje es “Have fun”, diviértete cabrón porque la vida es muy corta.

Personalmente a mí me gusta que la gente baile. Es lo que siempre me ha gustado. Si te robaste la canción y estás bailando ¡Poca madre! Ya hice mi trabajo.

He visto  a Café Tacvba, es una de mis bandas favoritas en vivo, yo creo que es una de las bandas mexicanas que le puede partir su madre a Radiohead o a quien sea. Es una banda que se puede parar en sus cuatro patas y dices “Puta, qué bandonon”. Es una simbiosis muy bonita cuando la gente va a verlos y dicen “Puta, qué buen show”.

La mediocridad del artista a veces  es un poco triste. Creo que cada artista  que le pone mucho tiempo y esfuerzo a lo suyo, se siente y se nota. Siempre he levitado hacia esas corrientes… Manu Chao, Café Tacvba, Radiohead, Pink Floyd… Bandas de donde sea; que van más allá, no es nada más la música, es un concepto.

kinski gallo

Hazael: ¿Cómo fue que nació el ensamble musical?
Todo fue con guitarra acústica, obviamente, se escribió todo, pero como Juan toca las teclas… eran máquinas de ruido y tatatan y… Ok, ésta la vamos a hacer como una chicha, ¿Ok? ¡Trépate! Ésta la vamos a hacer más merengue, ésta la vamos a hacer más huapango, y al final después de haber metido todo, le metimos las percusiones y los vientos a todo.

Hazael: La calidad siempre hablará de los shows…
La gente me recuerda siempre la calidad, y eso para mí es lo más esencial. Porque sea un show de diez pesos o sea un show de mil, yo siempre trato de meterle fineza, que quede filete todo, que digas: Puta, esto estuvo chingón. A mí me gusta soñar más grande, como decía mi papá: Tírale a las estrellas y pégale a la montaña.

Hazael: ¿Cómo te presentas en vivo?
Kinski Gallo en realidad somos Juan y yo, tenemos un baterista – percusionista, bajista y una trompetista que siempre viene. Siempre somos cinco, traen vientos, y percusión y bataca, y bajo; entonces cuando tocamos sí es  full band.

Hazael: ¡Super bueno!
Por ejemplo, con lo paisatrónico la gente se vuelve loca, es raka raka kaka… Es como, te pegaron y no sabes ni por qué. (risas)

Hazael: Al final… ¿Cuál es el propósito de Kinski Gallo?
Lo que importa en general es que la gente se lo vibre. Yo prefiero que digan: ¡Odio esta mierda!, pero que digan algo a que no digan nada. Siempre ha sido mi visión, que la gente tenga una reacción, tampoco soy monedita de oro pa’ todo el mundo, pero que digan algo: ¡Qué tipo tan más horrendo!, ¡Qué mierda de música! Pero ok, qué bueno que dices algo, que te hace sentir, que tengas una reacción, eso para mí es lo mejor, por eso cuando la gente tira así, cosas de odio, yo digo: pues qué bueno, cabrón; o sea, qué bueno que sea tu vasija para que saques tu negatividad.

A mí lo que más me gusta en general de la música y de los fans, es que aunque haya gente que no le guste, hay un respeto y que el respeto viene de que tú dices: Puta, ese tipo se está subiendo al escenario y se está rompiendo el alma para hacer algo, por eso te digo, no hay artista bueno o malo, simplemente cuestión de gustos.

Evidentemente hay artistas de un calibre increíble, como Pink Floyd, pero ya esto se desarrolló de una forma casi extraterrestre.


En la segunda parte de la entrevista llegamos al tema obligado… ¿Qué paso con Monte Negro?… ¿Volverán a reunirse? Da clic aquí para leer la segunda parte.

Soundcloud https://soundcloud.com/kinskigallo

Facebook https://www.facebook.com/kinskigallo

Youtube https://www.youtube.com/kinskigallo

Spotify https://open.spotify.com/kinskigallo