Reseña y fotos por Mauricio Arriero Diaz

El estacionamiento de la Kodak se preparaba una vez más para un toquín, pero esta vez no era un toquín cualquiera, la Maskatesta este año festeja su octavo aniversario y Pachuca fue parte de esta celebración.

A parte de la banda estelar, P. Mictlan nos ofreció un cartel lleno de bandas interesantes y con propuestas irreverentes, Firedown se unió a la celebración con su música que vibrante dejo en claro que el ska sigue y con mucha fuerza, con temas propios y uno que otro cover pusieron a bailar a todos los asistentes que poco a poco iban llenando el lugar, después de unos minutos de descanso, el escenario y el público dio la bienvenida los Skanautas, banda del Estado de México que con su potente saxófon prendió el lugar al ritmo de un repertorio lleno de Ska puro.

Al cabo de unos minutos aparecieron dispuestos a todo Los Skandalosos, banda liderada por Quetzal, su vocalista, su música combinó a la perfección el ska y las letras de resistencia que cantaron por un poco más de una hora, uno a uno fueron entonados sus éxitos más conocidos, siendo “Me voy de alcohol” “Morirás en mi” y “País de Muerte”, los que más emocionaron a todos.

Antes de lo esperado llegó “La poderosa e indestructible Royal Club” al escenario, dejando maravillados a más de uno con su reconocible y único estilo a la hora de presentarse, la mezcla entre los instrumentos básicos del ska, el acordeón y la voz de Rafael Montoya hicieron una excelente combinación que el público alabo en toda la presentación.

Ante una audiencia expectante se empezó a montar los instrumentos de una banda mucho más grande en cuanto a número de integrantes, Pachuca recibió calurosamente a Percance, banda originaria de Costa Rica que actualmente realiza su primera gira en México, su música resonó vibrante y con mucha energía en el lugar, un poco alejados del ska, presentaron un show singular, lleno de ritmos latinos con un toque de rock, todo esto en el marco de un concepto alternativo. Todos los integrantes contagiaron de alegría a todos los presentes, la fiesta de la Maskatesta fue animada de una forma peculiar por esta agrupación que fue coreada por unos cuantos pero disfrutada por todos.Cerraron su presentación con la bandera de Costa Rica y de México como testigos de la promesa de volver a Pachuca.

Después de Percance, ya todos estaban preparados para el momento culminante de la noche, los festejados subieron uno a uno al escenario, la Maskatesta estaba presente para hacer vibrar a todos sus seguidores que sin dudarlo corearon una a una las canciones del grupo más esperado de la noche.

Israel “Kabula” firmó playeras, discos y hasta brazos de todo aquel que se lo pedía, poco antes de acabar su presentación el escenario fue compartido con varias de sus seguidoras que gustosas bailaron y cantaron al lado de una de las bandas más importantes en la escena musical nacional.

Después de complacer a sus fans con muchos de sus éxitos Maskatesta se despidió de Pachuca y agradeció por estos ya ocho años, el público satisfecho los despidió entre gritos, aplausos y uno que otro silbido que pedía un poco más.